martes, marzo 08, 2005

Mi Mente Embotellada

Abro los ojos. Hay algo anómalo en mi cabeza, casi puedo sentirlo crepitando dentro con un ruido de mil diablos. Extiendo una mano que no es la mía y me palpo la sien derecha, acariciando todos los poros que se ponen a mi alcance, sintiendo el roce de mi piel trémula contra las yemas gastadas. El primer esfuerzo que hago por levantarme termina pronto, cuando caigo de bruces contra el suelo, destrozando algunos dientes. El dolor es algo lejano, un concepto cuya existencia recuerdo. Pero no duele. No Duele en absoluto. A mi mente llega la imagen de un dentista y su anestésico. Mi cara contra el asfalto es la de un maniquí inerte que balbucea palabras que no existen. Joder ¿Como he llegado a esto? La mano extraña se apoya con fuerza contra algo blando que hay a mi izquierda y comienza a levantarme en peso. Puedo ver el charco de sangre alejarse, y siento un liquido caliente bajo mis labios, goteando. Si me viese ahora mi madre...
Levanto. Todo da vueltas a mi alrededor como un siniestro tiovivo de feria. Luces, sombras. Muerte. Escupo algo. Intento identificar el sitio en el que me encuentro, sin conseguirlo. Mi visión es muy reducida, y solo consigo distinguir algunos colores del espéctro. ¿Quien soy? Miro mi cuerpo. Llevo un uniforme negro y una chapa manchada de barro. Ningún bolsillo a la vista, ningún documento. En la chapa hay un dibujo y algunas letras, pero al intentar leerlas no puedo. Parece un idioma extraño, un galimatías sin sentido que rodea la superfície del objeto como una serpiente hambrienta.
Miro hacia atrás, intentando buscar el lugar de donde vengo. Mi corazón se hiela al ver una inmensa estructura de metal elevarse cientos de metros hacia el cielo, hasta perderse más allá de donde alcanza mi visión. Zapatillas Rojas. Doy un paso con miedo a caerme. Parece que por ahora puedo controlar mi movimiento, y avanzo lentamente hacia el edificio. Ahora que estoy cerca descubro que, en realidad, está hecho de cristal transparente. Y que, desafortunadamente,
no hay puertas.

Hasta mañana.

2 Comments:

Anonymous Sombra said...

Tu relato es alguna sensación vivida decorada poeticamente para mayor expresividad? o el comienzo de uno de tus relatos en mundos futuro-decadentes en primera persona?
Je,je,je, continua la historiaaaaa!!

10:19:00 a. m.  
Anonymous Sombra said...

Mi profesor espia todo lo que hago y escribo....(comprendo que espiar mi ordenador sea lo más de entretenido...)esto es solo pa q sepa que lo se ahora jajaja! no me rendiré al sistemaaaa!

10:21:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home