miércoles, mayo 11, 2005

La Tormenta

"Ni siquiera los mas ancianos de la región recordaban una tormenta que igualase en tamaño a la que, metro a metro, iba acercandose a la villa, y que, según los informes meteorológicos, solo podía ir a peor. Aquel pueblo era un lugar tranquilo, que no tenía ningun interes turistico, y cuyos habitantes eran lo bastante hogareños y reservados como para ocuparse de sus propios asuntos. Lo peor era que el año anterior una tormenta de similares dimensiones había azotado ya la región, llevandose consigo vacas, ovejas, cerdos, zanahorias, melones y repollos de casi todas las granjas de la zona. Por suerte la gente tuvo tiempo de refugiarse en el interior de sus casas y no hubo que lamentar muchos daños personales, aunque emocionalmente todos acabaron destrozados.

Con tiempo y esfuerzo reconstruyeron todo lo que la tormenta se había llevado: Compraron ganado nuevo, plantaron semillas de todo tipo, y dedicaron tardes enteras al cuidado de los jardines y las plazas. Finalmente lo dejaron todo tal y como estaba. Pero ahora todo ese esfuerzo parecía en vano. un verdadero huracán amenazaba con llevarse no ya solo la forma de vida de los habitantes del lugar, sino todo cuanto significaba la propia existencia del pueblo: Sus cimientos.
Se reunieron una tarde en la alcaldía, tratando de encontrar una solución al problema.
"Quizás pase de largo". - Predijeron algunos optimistas.
"Atemos las vacas a nuestras casas, así no podrán salir volando". - Dijo un necio.
"Podríamos irnos y reconstruir el pueblo en otra parte, pues si nos alejamos de aqui la tormenta no podrá hacernos nada". - Dijo un anciano sabio.
"¡Deberíamos reforzar nuestras casas con acero, y construir generadores de energía eólica, así al menos obtendríamos grandes beneficios y sacaríamos provecho de este problema!". - Dijo con voz grave y segura el representante de los ingenieros.
La sala principal de la alcaldía parecía un patio de marujas, cada cual intentando hacerse oír por encima de los demás, todos discutiendo, proponiendo, amenazando, gritando, saltando, asegurando y negando al mismo tiempo. Al final se pasaron allí semanas encerrados, intentando buscar una solucion, y no se dieron cuenta de que la tormenta se cernía ya sobre ellos. Cuando intentaron hacer algo, ya era demasiado tarde. El ayuntamiento se elevó por los aires dando vueltas, llevandoselos a todos hacia algún sitio lejano y desconocido. El caso es que, desde ese día, el pueblo está totalmente abandonado, y nadie quiere ya ni siquiera acercarse a él."

Interesante historia. ¿Que significa? Pues no lo se. Espero que alguno de vosotros pueda darle un sentido, o una moraleja, a este pequeño cuento que se me ha ocurrido. ¡Aguardo vuestras respuestas!

4 Comments:

Blogger Osito de peluche said...

venga ya Rafa tu sabes perfectamente lo que es...no pierdas el tiempo pensando en como lo harás y hazlo de una vez.
Si piensas demasiado tu oportunidad se irá volando, como la alcaldía

11:52:00 p. m.  
Blogger Zaloran said...

La alcaldía voló hacia alguna parte...Si, Siempre me ha gustado esa imagen, desde que me lei "el Mago de Oz". Una casa que se remonta por los aires, girando sobre su horizontal sin parar... hasta llegar a un mundo completamente nuevo y desconocido.
En fin... Me gustan los cuentos.
n_n!

1:58:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tu sabes q no se me da bien ni los ordenadores ni nada que se le parezca y aunque esto no tenga nada que ver con lo que esteis contando solo era pa decirte a ti y a los demas que os quiero muxo y os exo de menos.un besito.

1:52:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

jajaja.soy cintia,que no te lo puse.muxos besitos.muaksssssss

1:53:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home